Charlyeventos

Teléfono

(506) 8636 5308

FIESTA DE LAS MASCARADAS

Fiesta de Mascaradas

Si alguien ajeno al país o las nuevas generaciones buscan en Google ¿Qué son las Mascaradas?, uno de los primeros resultados dirá que nacieron como combinación de tradiciones españolas y aborígenes costarricenses.

Otros resultados, agregan que es una tradición nacida en el Cartago Colonial, en donde se mostraban personajes tradicionales en festividades taurinas.

Puede que una, o incluso las dos definiciones sean correctas, pero creo que estas pueden quedarse muy cortas. Déjeme contarles realmente que son Las Mascaradas costarricenses.

En los pueblos de antes, eran las iglesias católicas que organizaban actividades para recoger dinero en pro de la comunidad. En estos turnos o fiestas patronales, la cimarrona y mascarada no faltaba, al igual que los juegos mecánicos, las golosinas y el juego de pólvora tradicional.

Vivía en Tibás, y el grupo de amigos y vecinos, no nos perdíamos la misa del domingo por la tarde en el día de San Juan. Este día, se anunciaba el inicio de las fiestas del patrono del cantón. Juego de pólvora detrás de la Iglesia, y en el centro comercial, los carruseles y chinamos de la feria. Todos listos y esperando a que se llenara con la multitud de gente que salía de la misa.

Ese tramo, entre la iglesia de Tibás y el centro comercial, era el pasacalles de las mascaradas. Unos 500 metros en medio del fara fara chin de la cimarrona, y los chilillazos de las mascaradas.

Debo confesar que de chiquillo soñaba ser uno de aquellos güilas que se ponían una de las máscaras, y con chilillo en mano correteaba a todos durante los pasacalles.

Yo quería ser el diablo o la calaca, el traje era liviano y se podía correr con ellos. La Giganta en cambio, era la que usaban los muchachos más grandes porque era pesada. Era incómoda y no se podía correr mucho, así que no tenía mucha gracia para nosotros. Además, para poder ser elegido y usar una mascarada en el pasacalle, tenías que formar parte del grupo de la iglesia y tener suerte, porque la fila de voluntarios era larga.

Pasaron algunos años y la tradición cambió. Las iglesias dejaron de encargarse de estas actividades. Así que las Cimarronas y Mascaradas se volvieron negocios privados. Ya no era las mascaradas de Tibás, ahora eran las mascaradas de Don Juan, o la Cimarrona Juanita. Ya había un precio por contratar a la Cimarrona. Se había creado un negocio.

Las mismas máscaras que veíamos en Tibás, pasaban a Santo Domingo, las volvíamos a ver en Moravia y luego en Guadalupe.

A La Calaca, el Diablo, la Giganta, o la bruja se le sumaban más personajes como el expresidente Oscar Arias, La Chilindrina, el Chapulín Colorado y hasta aliens. Y el chilillo, de eso ni hablar. Algo impensable hoy en día.

Pero la transformación no se quedó ahí. Como todos sabemos, el 31 de Octubre se celebra Halloween en varias partes del mundo. Especialmente en Estados Unidos. Chiquillos con disfraces pidiendo confites de casa en casa.

Y como algo normal, en países de Latinoamérica, (Costa Rica no es excepción) se copió esa celebración extranjera. Visitábamos a los vecinos pidiendo confites igual que los gringitos lo hacía allá. Lo malo es que esos días, aprovechándose del anonimato que daba un disfraz, los robos, pleitos y problemas aumentaron. Dejó de ser una celebración bonita para los chiquillos y se convirtió en una fecha peligrosa.

Fue entonces cuando el gobierno allá por el año 1996, decretó el 31 de Octubre como día Nacional de las Mascaradas. Así logró eliminar una tradición extranjera, que se había vuelto problemática y convertirlo en un día que promueve el conocimiento de la cultura del país.

Hoy, las Cimarronas y Mascaradas son Patrimonio Cultural de Costa Rica. Se utilizan mayormente en actividades cívicas y patronales. Así como en actos culturales que muestren el ser costarricense.

Mascaradas

Los artistas que crean estas obras de arte son conocidos como mascareros. Ellos creaban sus máscaras con papel, goma, varilla y barro. Hoy en día la fibra y materiales sintéticos son los que se utilizan para la confección de las máscaras.

Barva de Heredia, Santo Domingo de Heredia, Cartago, Aserrí o Escazú son lugares que mantienen muy viva esta tradición y se consideran cuna de las Cimarronas de Costa Rica.

Puede que algunas cosas hayan cambiado con el paso de los años. Lo que no ha cambiado y espero que nunca lo haga, es el sentimiento de que las Cimarronas y Mascaradas son una representación de la alegría y el ser costarricense.

Cada 31 de Octubre celebramos el Día Nacional de Las Mascaradas, aunque cualquier fecha es buena para mostrar un pedacito de la Cultura de Costa Rica.

La Cultura costarricense es algo de lo que debemos sentirnos orgullosos todos los ticos, y las Cimarronas y Mascaradas, sin duda son una parte muy importante en ella.

¿Y usted cómo recuerda a las Cimarronas y Mascaradas?

Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver comentarios
0
Me encantaría saber su opinión. Déjanos un comentariox
()
x
Open chat
Hola, es un placer atenderle
¿Cómo podemos ayudar?