8636 5308

Encuentre al Payaso Papelito

Para muchos de los que tenemos hijos, sobrinos, ahijados o familiares cercanos con niños, en algún momento al acercarse sobre todo un cumpleaños, nos ha pasado por la mente contratar payasos.

También, ese pensamiento, pasa por la cabeza cuando tenemos actividades empresariales de fin de año. Y ahora, más a menudo, tiendas, almacenes y centros comerciales los utilizan para llamar clientela y hasta para volanteo.

Cuando esos pensamientos nos invaden, ¿sabemos a cuál payaso contratar?. Creo que la mayoría responde que no.

Y es que en un país tan pequeño como Costa Rica, los Payasos no son parte de la "farándula ", como si sucede en países como México por ejemplo. Si pensamos en Payasos, es muy seguro que a nuestra cabeza lleguen nombres como Platanito, Chuponcito, Bozo o Cepillín. Krosty el Payaso, o Joker ahora que está de moda. Y hasta si me lo permiten, podría decir Ronald McDonald.

Todos ellos tienen algo en común, número uno, ninguno es Tico, y número 2, 99.9% seguro, que no son alcanzables para tenerlos en la fiesta de fin de año de los hijos de los asociados de la empresa, en la fiesta de la alegría de los guilas en la escuela, y ni hablemos del cumpleaños del sobrinito.

Entonces, en Costa Rica, ¿en quién pensamos?, ¿a quién conocemos? o al menos, ¿a quién escuchamos?

Haciendo una pequeña búsqueda en internet, podemos encontrar a muchas personas que se ofrecen como Payasos. ¿A quién escoger?

Después de algunos años detrás del medio, he visto que las personas se deciden a contratar payasos para fiestas infantiles u otras actividades por:

1. A quien conocen / visto o contratado antes
2. A quien le han recomendado
3. Experiencia
4. Precio
5. A quien vive o trabaja cerca
6. Apariencia

Como vemos, ser conocido es siempre una ventaja. En Costa Rica posiblemente muchos habrán escuchado hablar de Los Pirulos. Humildemente pienso que son de los que más reconocidos en el país. Después de ahí, podría apostar que existe al menos un payaso Bombolín, Pirulín, Piruchín, Cachiflín, Trombolín, Chupetín, Confitín, Pompilín, y cientos más de lín. A todos ellos mis respetos y admiración por ejercer tan noble, pero durísimo oficio. No es fácil sobresalir y darse a conocer en un mercado tan pequeño y con tantísima oferta pero poca demanda.

Algunos de ellos y ellas, se especializan en globoflexia y hacen maravillas con globos. Otros son artistas de la magia, otros son payasos y además pintacaritas, malabaristas, cuenta chistes, cantantes, en fin, como colores de sus trajes, cantidad de cualidades y servicios.

Encontrar al payaso indicado puede ser complicado. Como ya vimos, para gustos colores, calidades y precios.

Volvemos a la pregunta, ¿a cuál payaso contratar?.

Siendo congruente, debería decir que solo recomendaría payasos a los cuales ya vi, con los que ya trabajé, y sé de su calidad. Mis disculpas a todos los que posiblemente sean muy buenos, pero aún no tengo la dicha de conocer o visto trabajar. Así que sin duda, dentro de tanto payaso, ya yo encontré al Payaso Papelito como mi mejor opción. Y esa sería mi recomendación. Si me pidieran más nombres, sin duda, Torrejita y Orejitas también calificarían.

Y usted, ¿dentro de tanto payaso a quién elegiría?

Add comment


Security code
Refresh